Historia de la región Tarapacá

Nuestra región fue habitada por indígenas, destacándose los pertenecientes a la cultura Chinchorro. Siendo parte del Imperio Inca, y luego del Virreinato del Perú, estando en poder de esa nación por más de 500 años hasta la Guerra del Pacífico.

Fray Antonio Rendón Sarmiento celebraría la primera misa el día de San Lorenzo en San Lorenzo de Tarapacá, pequeño pueblo que actualmente no supera los 100 habitantes y que se encuentra en medio del desierto.

Con la independencia del Perú en 1821, la región conformó el Departamento de Arequipa, luego el Departamento de Moquegua en 1857 para finalmente obtener la categoría de Departamento de Tarapacá en 1877.

Durante la Guerra del Pacífico en 1879, el ejército chileno invade el departamento peruano de Tarapacá, convirtiéndose la zona en sede de los principales combates; el inicio de los diversos enfrentamientos se da con la Batalla de Arica el 7 de junio de 1880. Tras esas batallas, Chile controló los territorios y empezó el proceso de colonización.

El Tratado de Ancón (1884) estableció la entrega a perpetuidad del Departamento de Tarapacá a Chile, y la administración temporal de las provincias de Arica y Tacna, hasta la realización de un plebiscito. Este plebiscito nunca se realizó, sino que se firmó el Tratado de Lima de 1929 que permitió la devolución de Tacna al Perú y la cesión definitiva de Arica a Chile. El tratado también define que Chile no podrá ceder la soberanía de la región sin previa consulta al Perú.

La explotación salitrera permitió el desarrollo de la zona. Pisagua e Iquique se convirtieron en grandes puertos y nacieron diversas oficinas salitreras. La economía floreció y el auge salitrero reportó una gran cantidad de ingresos para el Estado chileno entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Sin embargo, la mayoría de las empresas estaban en manos europeas y norteamericanas, y los trabajadores estaban en un sistema cruel y explotador. Se realizaron varias protestas, destacando la Matanza de la Escuela Santa María de Iquique (1907). Pero el auge acabó a mediados de los años veintes, produciéndose un caos económico en la región, hambruna y el cierre de miles de las pequeñas ciudadelas que se extendieron en todo el desierto.

A mediados del año 2005, un fuerte terremoto, con epicentro en las cercanías del poblado de Camiña, asoló los pequeños pueblos del interior, con una magnitud de 7,9 grados en la escala de Richter.

La existencia de dos grandes ciudades disputándose el liderazgo en la región, ha provocado una eterna rivalidad entre Arica e Iquique. Esto generó, tras años de lucha por parte de la comunidad ariqueña, la creación de la Región de Arica y Parinacota, que integra las provincias de Arica y Parinacota, mientras que la antigua Provincia de Iquique se dividió en dos.

La Ley No. 20175 fue promulgada el 23 de marzo de 2007, por la presidenta Michelle Bachelet Jeria, en la ciudad de Arica, y entró en vigor el 8 de octubre de 2007. El 9 de octubre en un acto realizado en la antigua Oficina Salitrera Santiago Humberstone, entró en vigor la Provincia del Tamarugal.